Rol de los X-Men


    RESEÑAS MARVEL 1

    Comparte

    Nate Grey
    WEBMASTER
    WEBMASTER

    Equipo : Defensores
    Masculino
    Cantidad de envíos : 9035
    Edad : 39
    Localización : El Mundo
    Cuenta principal : Nate Grey

    Respect :
    100 / 100100 / 100

    POWER :
    81 / 10081 / 100

    Puntos : 7843
    Fecha de inscripción : 26/05/2008

    RESEÑAS MARVEL 1

    Mensaje por Nate Grey el Mar Dic 02 2008, 13:44

    Fuente: El blog del Rincón de Loki




    Capitán América #38
    Edición original: Captain America #37
    Guión: Ed Brubaker
    Dibujo: Steve Epting




    -



    CAPITÁN AMÉRICA #38
    Momento de calma en todos los sub-argumentos, que Brubaker aprovecha
    para… uf, repetir un poco más cosas que ya sabíamos. En serio, hay
    números de Capitán América que están francamente bien, y la serie en
    conjunto está llevando a cabo planteamientos interesantes, pero de vez
    en cuando sale un número que aporta más bien poco, y éste es un muy
    buen ejemplo de ellos. Tomad como ejemplo la secuencia entre Cráneo y
    Faust, o todas las escenas de los villanos en general: ¿cuentan algo
    que no sepamos? ¿aportan algo relevante a la historia? ¿Sirve para
    caracterizarlos? Las respuestas varían entre un “no” y “un poco”,
    independiente de la trama en la que se apliquen. Es como si quisiese
    comprobar por última vez que todo está tal y como lo dejó antes de
    empezar a hacer cosas nuevas.

    Con Buckie pasa exactamente lo mismo: hay momentos que nos recuerdan
    lo mucho que se está esforzando por estar a la altura de su predecesor
    y mentor, momentos que nos recuerdan lo duro que es y lo poco que se
    amedrenta, y poco más. Son cosas que ya sabemos, y que tampoco merecen
    ser repetidas con tanta insistencia. Para variar hay una escena de un
    sueño que, como casi siempre que se escriben sueños en los cómics,
    aspira a más de lo que realmente ofrecer. Hay algo de interacción muy
    básica que sirve a los mismos propósitos que el resto de momentos, y al
    final se deja entrever en qué dirección van a ir los próximos números.

    Por último hay una breve y no muy interesante secuencia con Tony
    Stark, y un paso más en la trama de Shanon y el ¿clon? de Steve Rogers.
    Lo de la pobre Shanon tiene miga, y es que entre mostrarnos a los
    villanos y las andanzas de Bucky, las tramas relacionadas con ella
    acaban ocupando poco espacio, pero con una presencia permanente en la
    serie, de modo que cada número hace avanzar su historia pero sólo un
    poco. Es como esos números en los que la historia principal dura 20
    páginas y el resto es un complemento que cuenta una historia paralela o
    complementaria (en la forma, no en el fondo).

    En líneas generales es número en su mayoría irrelevante, pero que
    lanza pequeñas pistas sobre acontecimientos del futuro. Todos los
    aspectos que lo conforman están bien: el plan de los villanos sigue
    siendo inteligente, Buckie sigue revelándose como un joven aprendiz
    pese a su cáscara de tipo duro, y la sub-trama del clon es inquietante.
    Pero este número en particular sabe a poco, resulta menos entretenido e
    intenso que otros, y deja una sensación de no aprovechar del todo lo
    mucho que podría ofrecer.

    El dibujo de Epting es bueno, como hasta ahora, y apropiado. Pero
    entre éste, Iron Man y Thunderbolts, este mes hay sobredosis de
    dibujantes oscuros. Siempre pensé que este estilo gráfico se vería
    limitado a serie negra, de detectives, urbanas, cosas como Gotham
    Central o Daredevil. Si me llegan a decir que una serie como Iron Man o
    Thunderbolts, con el vivo dibujo de Grumett lleno de color, iban a ser
    presas de esta tendencia, no me lo hubiese creído. En fin. Epting es
    apropiado tanto para las conversaciones como para escenas dinámicas,
    aunque a veces peca de exceso de caras de póker, y hay demasiados tonos
    negros por todas partes, incluso cuando no son enteramente necesarios.
    No está mal y técnicamente es bueno, pero se agradecería algo de luz y
    energía. Aunque sea para variar.

    -



    Los Cuatro Fantásticos #12
    Edición original: Fantastic Four #555
    Guión: Mark Millar
    Dibujo: Brian Hitch




    -




    LOS CUATRO FANTÁSTICOS #11
    Millar tiene muy buenas intenciones, pero en este segundo número de
    su etapa en los Cuatro Fantásticos falla considerablemente a la hora de
    implementar sus ideas. Básicamente, la premisa es que la Tierra va a
    irse al carajo, de modo que las mentes más brillantes y los bolsillos
    más abultados del mundo están creando una nueva que no repita los
    errores de la anterior. No es un mal planteamiento, pero cae en el
    error de casi todas las utopías de la literatura: confiar aspectos
    clave a entes en teoría perfectos. Lo cual está bien hasta que el ente
    en cuestión acaba fallando, o desarrollando consciencia, o volviéndose
    loco, y uno de los pilares del mundo se va al carajo. ¿Destinar la
    economía mundial y la seguridad a dos interfaces? Claro, tiene toda la
    pinta de funcionar de maravilla durante toda la eternidad. Seguro.
    Otros planteamientos igualmente pacifistas, como un mundo sin armas,
    tampoco se sostienen. Por ejemplo, surge la pregunta de si se detendrá
    por ir armado a todo aquel que se compre un cuchillo, o cualquier cosa
    susceptible de hacer daño a un semejante. Millar quiere hacer algo
    grandioso y espectacular, pero en estos casos, menos es más.

    Si simplemente hubiese demostrado que se está construyendo un nuevo
    mundo y hubiese esbozado las líneas generales que lo regirán, dejando
    al lector que rellene los huecos por si mismo, posiblemente no metería
    tanto la pata. ¿Las mentes más brillantes del mundo no han pensado que
    cualquier cosa puede usarse como arma? Es genial encontrarse con
    conceptos más grandes que la vida en una serie como los 4 Fantásticos:
    genial, y necesario. Pero Millar tropieza y cae de morros a la hora de
    materializar los conceptos.

    El resto del comic es bueno. Es interesante ver a Ben dando
    lecciones o advirtiendo de los peligros venideros a Reed – lo digo sin
    ningún sarcasmo – porque es una persona con bastante más inteligencia
    emocional y hasta cierto punto más sabia que su amigo. La idea de que
    Reed es un autista emocional puede resultar un poco manida, pero es de
    reconocer la idea de plantear que puede estar cegado por algo más que
    la razón. El sub-argumento de Johny y la villana es divertido, encaja
    bien con el personaje y puede dar lugar a algunos momentos divertidos.
    La presentación de la villana no es nada del otro mundo, eso sí. Por
    último, el final es harto predecible y es precisamente lo que apuntaba
    en el primer párrafo: cuando haces que algo se encargue de todo, si a
    ese algo se le cruza un cable las consecuencias pueden ser nefastas.
    Desde luego, si está a la altura de cómo se la presentó, va a ser una
    amenaza en condiciones. Esperemos que Millar sea listo y no lo
    convierta en los Cuatro Fantásticos contra un robot lanzando misiles.

    El dibujo de Hitch es notable en general: muy bueno a la hora de
    dibujar cosas grandiosas y momentos impresionantes, y más flojo en
    aspectos muy, muy concretos. El nuevo planeta es impresionante, tanto
    por dentro como por fuera, y es perfecto a la hora de reflejar es
    ambiente de ciencia ficción a lo grande. Todo parece tan futurista y
    avanzado que casi parece de otro mundo, y la escala es tan abrumadora y
    grande como Millar quiere que sea. En ese aspecto, impecable. En el
    sub-argumento de Johny hay algunas escenas de acción con explosiones y
    acción bastante potentes, y hasta aspectos más flojos en el número
    anterior (como las conversaciones o la apariencia de Ben) mejoran. Eso
    si, su tendencia de que las mujeres contentas saquen 20 centímetros de
    lengua al sonreír no es divertido o sexy, es raro, y parecen un poco
    tontas.

    -



    Hulk #03
    Edición original: Iron Man #27
    Guión: Jeph Loeb
    Dibujo: Ed McGuiness




    -




    HULK #03
    Se suponía que éste comic iba sobre una investigación de quién mató
    a la Abominación, pero al carajo, mucho mejor dedicarlo a demostrar lo
    chulo y lo duro que es Hulk Rojo, dónde vamos a parar. Hulk Rojo es tan
    extremadamente duro que cualquier oponente que le plantes es reducido a
    una broma, como queda demostrado – una vez más – en este número. Además
    el personajillo es doblemente pernicioso, ya que no sólo devalúa a sus
    oponentes por su conocida victoria de antemano, sino que él mismo no
    aporta nada más que puñetazos y alguna bravata. Si por lo menos
    venciese a sus oponentes de una forma divertida y original pase, pero
    una serie que se basa en un personaje venciendo a puñetazos a cualquier
    oposición es una serie que no merece la pena comprar.

    El guión es patético, los diálogos son penosos y el argumento no va
    en ninguna dirección. Hay un momento en el que Loeb nos tienta con una
    falsa alarma de descubrir la identidad del Hulk Rojo, pero pasa por
    alto que para que te importe el alter ego de un personaje, un buen
    primer paso es hacer que dicho personaje merezca un minuto de atención.
    Y no es el caso. Es un añadido plano y aburrido que no aporta nada al
    universo de Hulk. Así que la mayoría de páginas son un par de
    mastodontes dándose puñetazos mientras intercambian amenazas.
    Fascinante, ¿verdad? Pues si hacemos caso a la última página, en el
    próximo número vamos a tener más de lo mismo. Cual es el propósito o la
    idea de ésta serie es algo que todavía queda por descubrir. Y no, no me
    vale aquello de “es entretenida, no pretende más”: estoy convencido de
    que no es necesario pagar dos euros por dos minutos – lo que tardarás
    en leer esto - de entretenimiento que no es tan, sino sencillamente
    estar mirando a unas hojas.

    El dibujo de McGuiness es bastante bonito y agradable, aunque es
    casi cómico en este ejemplar: al ser el Hulk Rojo y A-Bomb dos
    personajes tirando a lo redondo, cuesta tomarse en serio una pelea
    entre ambos. Tiene algunos dibujos fuera de lo acción/caricatura que
    quedan sorprendentemente bien, y se le da bien dibujar acción bestia y
    explosiva, disparos y cataclismos. Él se lo tiene que estar pasando
    como un enano dibujando este guión. Los lectores, al leerlo, no tanto.

    -



    Iron Man: Director de SHIELD #11
    Edición original: Iron Man #27
    Guión: Daniel y Charlie Knauf
    Dibujo: Roberto de la Torre




    -




    IRON MAN: DIRECTOR DE SHIELD #11
    Curioso número, éste Iron Man. Una de las premisas de los Knauf, a
    tenor de lo publicado hasta ahora, ha sido darle una pátina de realismo
    a la serie, tratando de integrar en ellos más aspectos del mundo real.
    Y sin embargo, todo lo orientado a éste aspecto es lo que hace fallar a
    éste número, mientras que aquellos momentos que pasan de esa
    ambientación y se limitan a contar una buena historia son los que lo
    redimen. ¿A qué se debe esto? En primer lugar, no está mal intentar
    darle una dimensión más “terrorista” y acorde con los tiempos que
    corren al villano. Cierto es que queda un poco soso, quizá demasiado
    burdo y forzado, pero al menos es coherente – tipo que lleva queriendo
    matar/esclavizar a la humanidad durante décadas cambia mucho de
    vestuario y poco de métodos… pues vale – y tiene cierto sentido. Lo que
    ni es coherente ni tiene sentido es que a Tony Stark le monten un
    tribunal en la ONU por salvar vidas a cambio de saltarse un poco el
    protocolo y lo que es mejor, sin haber puesto en peligro vida alguna.

    Es de chiste. Una serie que se enorgullece de ofrecer un retrato
    real y serio de SHIELD y la situación de Tony respecto al mundo plantea
    que detonar un artefacto nuclear en una zona despoblada para acabar con
    una amenaza a escala mundial es susceptible de acabar con tu culo en un
    banquillo en la ONU. No es que el comic falle por llevar elementos
    realistas a un mundo de fantasía – que falla, pero ese es otro tema –
    es que falla a la hora de escribir con lógica ése mundo real que quiere
    reflejar. No solo es estúpido que lleven a juicio a Tony, teniendo en
    cuenta todo lo que ha hecho, y lo que acaba de hacer, por la humanidad.
    Es estúpido que en vez de destinar esfuerzos a perseguir al Mandarín,
    que es la verdadera amenaza, monten semejante tinglado por una acción
    que, como mucho, habrá comprometido la vida de media docena de cáctus.
    Es como encarcelar al director de una prueba nuclear.

    El juicio en sí también tiene miga. Es un poco ridículo ver la ONU
    llena de personajes Marvel discutiendo entre ellos una cuestión que se
    cae de puro básico y tonto. Y el hecho de ver a Samson, Cooper y Osborn
    en la sala da un poco de vergüenza ajena, como si la ONU fuese una sala
    pública que se alquila para celebrar juicios a la americana, juez con
    martillo incluido.

    Y, como comentaba al principio, aquellos aspectos que ignoran la
    pretensión de realismo son los que molan y hace que el número se salve
    de las cloacas. La sorpresa del final es muy, muy buena, y pese a que
    va haciéndose más predecible conforme avanza el número – es lógico,
    teniendo en cuenta que se desarrolla a lo largo de varias páginas: más
    viñetas, más pistas, más sospechas – es todo un impacto, y un buen
    ejemplo de la inteligencia y capacidad de manipulación del villano. Y
    lo hace sin tener que esforzarse por tener un correlato con la vida
    real. También empieza a desarrollarse un sub-argumento que, si bien
    tampoco parece demasiado interesante, introduce a un nuevo jugador que
    puede revolver un poco el estatus quo de la serie, que está en un punto
    en el que corre riesgo de estancarse. Y el dibujo, como hasta ahora.
    Bueno para gente hablando en ambientes oscuros, regular para todo lo
    demás.


    _________________



    Hola Invitado Saludo , revisa la nueva Guía para empezar en el rol
    Mi blog:
    [/color]

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03 2016, 01:36