Rol de los X-Men


    RESEÑAS MARVEL 2

    Comparte

    Nate Grey
    WEBMASTER
    WEBMASTER

    Equipo : Defensores
    Masculino
    Cantidad de envíos : 9035
    Edad : 39
    Localización : El Mundo
    Cuenta principal : Nate Grey

    Respect :
    100 / 100100 / 100

    POWER :
    81 / 10081 / 100

    Puntos : 7843
    Fecha de inscripción : 26/05/2008

    RESEÑAS MARVEL 2

    Mensaje por Nate Grey el Mar Dic 02 2008, 13:45

    Fuente: El Blog del Rincón de Loki


    Los Nuevos Vengadores #36
    Edición original: The New Avengers #39
    Guión: Brian Michael Bendis
    Dibujo: David Mack




    -




    LOS NUEVOS VENGADORES #36
    Se avecina la Invasión Secreta, y se avecina uno de sus más molestos
    daños colaterales: Nuevos Vengadores pasará a convertirse en un gran
    spin-off de ésta, contándonos como los Skrulls se encuentran con los
    héroes, como llegaron a ser lo que son, y un largo etcétera de
    historias relacionadas. Si quieres conocer hasta el último detalle de
    la invasión con el característico estilo lento de Bendis estás de
    enhorabuena. En caso contrario, si compras una serie que lleva
    “Vengadores” en la portada para leer historias de los Vengadores…
    entonces ya no eres tan afortunado. Este mes le toca a Echo, y el
    resultado no es para nada satisfactoro.

    Por resumir: Echo combate a un Skrull con varios poderes mientras
    interacciona con un par de personajes. El primer apartado es mediocre:
    el Skrull juega con una gran ventaja que es el poder manejar los
    poderes de varios héroes, de modo que Echo tiene que usar su astucia
    para no convertirse en fiambre. El resultado es una pelea bastante
    típica, con un par de momentos buenos y un desenlace un poco
    decepcionante. La interacción de Echo con los personajes está dentro de
    la línea de Bendis: mucha repetición pero poco contenido. Para rellenar
    los huecos hay algunas viñetas mudas, o momentos trascendentes
    estirados para ocupar más. Un producto totalmente prescindible que no
    aporta nada al personaje ni a la Invasión, no explica nada, y sólo
    ofrece una triste pelea y un par de malas conversaciones.

    El dibujo de Mack no lo redime ya que, aunque es bonito y tiene
    algunas buenas escenas de pelea, no es para tirar cohetes. Su estilo no
    es especialmente rico ni destacado en ningún área en particular, aunque
    es competente en todas: buen manejo de la anatomía, conversaciones
    aceptablemente conducidas, buena narración dentro de lo que marca el
    guión… es bueno, pero también un poco anodino. Por ejemplo, algunas
    posturas resultan un poco estáticas: encajan bien dentro de la
    narración de una pelea, pero por si mismas son poco inspiradoras y
    espectaculares.

    -



    Los Poderosos Vengadores #11
    Edición original: The Mighty Avengers #11
    Guión: Brian Michael Bendis
    Dibujo: Mark Bagley




    -




    LOS PODEROSOS VENGADORES #11
    Oh. Dios. Mío. Después de los dos últimos números de Mighty
    Avengers, estaba convencido de que no se podía hacer una peor
    caracterización del Dr. Muerte. ¿Qué le faltaba para ser un villano
    estereotipo y ridículo, imposible de tomar en serio? ¿Un gato persa?
    ¿Una enorme bola del mundo delante de la que carcajearse? ¿Secuestrar a
    los héroes en vez de matarlos y contarles su malvado plan, dándoles
    tiempo para maquinar y pensar? El gato y la bola eran excesivos pero
    ey, Bendis no ve inconveniente en usar lo tercero. Si eres un
    aficionado a los comics, deberías alejarte de este ejemplar como de la
    peste. Pero si además eres aficionado al Dr. Muerte, deberías prender
    fuego a la tirada entera.

    En primer lugar, después de que la horda plana, aburrida y sin
    gracia de robots no haya funcionado, ¿qué hace Muerte para derrotar a
    sus enemigos? ¡Lanzar contra ellos una horda plana, aburrida y sin
    gracia de bichos místicos, por supuesto? Hombre de recursos, éste
    Víctor. Esta vez los héroes son derrotados bajo una enorme masa negra
    contra la que son incapaces de pelear. ¿Qué hace Muerte? ¿Acabar con
    ellos? ¿Sacarlos de Latveria? No, claro, eso sería inteligente, o
    tendría lógica, y el Muerte de Bendis no puede permitirse eso. El
    Muerte de Bendis tiene que actuar como lo haría el Dr. Maligno,
    llevando a los héroes al centro mismo de su base, suspendidos en un
    campo de fuerza. Por supuesto, aprovecha la situación de éstos para
    hablar mucho sobre su plan, su odio y demás chorradas. Es tan patético,
    tan cutre, que si fuese una parodia o un chiste no sería peor. Es
    lamentable.

    Mientras tanto los héroes, con cara de pena, rumian sus pensamientos
    en varias páginas de pura y genuina diarrea verbal Bendisiana, llenando
    la página de superfluos y aburridos globos de texto que saturan las
    viñetas con irrelevancias. La conclusión, a juego con el resto, de
    traca: Spiderman, ojito derecho de Bendis, hace de Deus Ex Machina y se
    saca un poder conveniente y apropiado de vaya usted a saber dónde y
    libera al resto del equipo. Ya os imagináis el resto.

    En este número Bendis demuestra no sólo que no tiene ni idea de
    caracterizar a Muerte, sino que en cuanto el villano que escribe no se
    ajusta a sus parámetros oscuros y urbanos se queda sin ideas y tiene
    que echar mano de la Enciclopedia de los villanos de los años 60 para
    inspirarse. La única forma de tragarse esto es tomándoselo con mucho
    humor. La cuestión es que no necesito gastarme casi dos euros en algo
    que necesito tomarme a cachondeo para no marearme.

    El pobre Bagley sigue haciendo lo que puede, y sus bonitos dibujos
    son lo único bueno de estas 24 páginas. Se nota que está por debajo de
    lo que puede hacer pero, ¿qué esperabais? Imaginad que sois un
    dibujante profesional, os llega por correo el guión de vuestro próximo
    número, y es esto. Bastante habrá hecho con aguantarse la risa, o las
    lágrimas, mientras sujetaba el lápiz. Huid de este despropósito como de
    la peste.

    -



    Punisher: Diario de guerra #15
    Edición original: Punisher: Wal Journal #17
    Guión: Matt Fraction
    Dibujo: Howard Chaykin




    -




    PUNISHER: DIARIO DE GUERRA #15
    Si el comic va de Clarke, ¿a cuento de qué viene una portada en la
    que sale el Castigador, y en una pose totalmente genérica? Una cosa son
    las portadas pin-up, y otra cosa es esto. Qué pocas ganas de hacer bien
    las cosas. En fin, éste es un número de Stuart Clarke, actual sidekick
    del Castigador. No es una mala idea dedicarle aunque sea 24 páginas
    para contar una historia que, pese a ser predecible, es interesante.
    Antes de entrar en harina con el contenido, cabe señalar que éste
    primer aspecto – lo predecible – es especialmente abultado, y puede
    llegar a enfangar a todo lo demás. ¿Una mujer de malas intenciones y
    peor trayectoria que vuelve, mimosa como una gatita, a pedir favores?
    Me viene a la cabeza el Moriría por ella de Sin City. Se ve venir a un
    kilómetro.

    La caracterización de Clarke es bastante buena. Fraction sabe darles
    a los personajes los toques necesarios de “villanía” de modo que en el
    fondo sean personales normales, con sus ilusiones y sus defectos, pero
    que no pierdan la esencia de lo que los hace los malos de la historia.
    Puede parecer sencillo, o que basta con exagerar algunos aspectos, pero
    no muchos guionistas saben hacerlo tan bien. Es un personaje que puede
    caerte bien, pero del que nunca se pierde la perspectiva. Hay algunas
    reflexiones superficiales sobre el pasado y la superación, pero lo
    realmente interesante es leer el muy bien guión de Fraction, el punto
    de vista de Clarke y el desenlace de la misma, a la altura. En general
    es un número entretenido pero poco más, muy bien escrito y con una
    caracterización sólida, pero prescindible en el fondo.

    El dibujo de Chaykin sigue siendo un completo desastre, y horrible
    para la vista. No es ya que tenga un aspecto desagradable, o que la
    narración deje que desear, o que los personajes tengan caras formadas a
    partir de bultos, o que la perspectiva sea un espanto en varias
    viñetas, o que no sepa dibujar un salpicón de sangre sin que parezca
    una gota de mermelada. No es sólo eso. Es que no sabe dibujar las
    expresiones emocionales básicas: una mujer le dice a Clarke que tiene
    un regalo para él, que se supone es una noticia feliz, y su cara parece
    reflejar una mezcla entre asco, odio y estreñimiento. Cada vez que
    pienso que va a estar dibujando todo el arco de puzzle, me entran
    temblores.

    -



    Thor #09
    Edición original: Thor: Ages of Thunder
    Guión: Matt Fraction
    Dibujo: Patrick Zircher y Khari Evans




    -




    THOR #09
    Es curioso reseñar éste comic, porque el bueno de Fraction se
    encuentra con el guión hecho. La Edad del Trueno es una adaptación al
    comic de historias de la mitología nórdica en las que los Asgardianos
    se enfrentaban a los ardides y ataques frontales de los gigantes del
    hielo. Anticipo que no me es fácil ser imparcial con éste comic, al que
    intentaré juzgar por sus propios medios, porque me apasionan las sagas
    escandinavas.

    En primer lugar, la historia está convenientemente narrada y bien
    escrita. Hace un buen trabajo a la hora de reflejar la inconsciencia de
    los asgardianos y la personalidad de Odín como líder sabio y juicioso
    pero capaz de cometer errores (antes de cambiar su ojo por el
    conocimiento, y… ¡mal, Alberto! ¡Mal! ¡Cíñete al comic!), aunque sus
    muestras de ira están bastante exageradas, tirando más a “Homer
    estrangulando a Bart” que a “Dios sabio y antiguo amonestando a quien
    le hace enfadar”. Alguien puede argumentar que hay personajes que no
    reciben caracterización alguna, pero es porque en las historias
    originales no se indagaba mucho en ellos, y más que personajes
    propiamente dichos eran símbolos y representaciones. Hubiese sido un
    poco pretencioso por parte de Fraction intentar darle una personalidad
    profunda y compleja a un personaje cuyo mero propósito historia es
    reflejar la dedicación y el trabajo femenino, o la alerta y vigilancia
    (muy bonita narración sobre las capacidades de Heimdall, por cierto).

    Thor puede resultar un poco desagradable y otro tanto de capullo por
    cómo está representado aquí: es un tipo bastante hosco, casi egoísta,
    que parece librar sus cruzadas por su propia voluntad o por el simple
    deseo de combatir. La verdad es que es curioso y casi refrescante dejar
    de lado al Thor bonachón y bienintencionado y plasmar a un dios del
    trueno un poco más arisco, más antiheróico, más difícil de gustar. La
    caracterización de Loki sí puede dejar un poco que desear: Loki
    manipula y miente para sus propios propósitos, mientras que aquí parece
    que lo haga por una especie de compulsión. En vez del maestro del ardid
    de las historias originales, parece un pobre diablo que miente porque
    sí.

    En cuanto a la amenaza principal, los gigantes de Hielo, son
    prácticamente un chiste. Si bien en los relatos también acababan
    derrotados, es un poco triste que caigan con semejante facilidad. Thor
    los despacha como si fuesen moscas, de modo que cuando aparece uno con
    los brazos en alto y bramando, pierde toda la emoción: sabes que Thor
    llegará y acabará con él en un santiamén. Por muy básico que resulte,
    parece ser que a muchos guionistas se les escapa el hecho de que para
    que una amenaza sea eso, una amenaza, tiene que suponer un peligro. Si
    no, se convierte en un incordio, o una molestia. En poca cosa.

    El dibujo es bastante bueno a la hora de dibujar personajes y
    localizaciones, y encaja muy bien con el contenido tanto en la forma
    (secuenciación) como en el fondo (historia, ambientación). A veces
    exagera un poco para crear un golpe de efecto (ataques de Thor,
    arrebatos de ira de Odín) pero no restan mérito a un trabajo
    destacable. En general es una buena adaptación del material original.
    No es excepcional, pero es buena. Algunos elementos hacen que cojee un
    poco, pero en general consigue narrar con mucho oficio las aventuras de
    Thor.

    -



    Thunderbolts #11
    Edición original: Thunderbolts: Breaking Point #01
    Guión: Christos Gage
    Dibujo: Brian Denham




    -




    THUNDERBOLTS #11
    Se marcha Ellis, y tanto la diversión descabellada como las burradas
    descienden considerablemente, y son sustituidas por una mala leche
    bastante más sutil y fina. El comic empieza con una pelea bastante
    innecesaria que, pese a su sencilla pero eficaz resolución, resulta
    superflua y hasta confusa. A continuación llega la miga: los odios
    internos dentro de los Thunderbolts dan pie a una serie de
    manipulaciones para deslegitimar y dañar la imagen pública de uno de
    sus miembros. Es una idea bastante sencilla y lógica teniendo en cuenta
    la alevosía que existe dentro de los Thunderbolts… pero es una idea que
    se estira mucho. Muchísimo.

    Vale que sea el planteamiento central del arco, pero algo tan
    sencillo y básico no necesita tantísimo espacio para contarse. La mayor
    presencia no se traduce en una mejor narración, ni en un conocimiento
    más profundo de la trama, ni en un análisis más detallado de los
    personajes. Simplemente es estirar una idea que, pese a ser buena, no
    merece tanta dedicación.

    La caracterización de los personajes es uno de los puntos fuerte de
    este número, y Gage intenta hace un muy buen trabajo a la hora de
    encontrar un término medio entre la asocialidad casi psicótica de Ellis
    y el exceso de buen rollo que llegó a haber en algunos de los números
    de Nicieza. Se odian entre ellos, pero eso no implica que se peguen por
    los pasillos. Son villanos reformados – o que, sencillamente, prefieren
    esto a ser perseguidos por los héroes – pero eso no significa que hayan
    perdido sus viejos hábitos, o que tengan un espíritu y fuerza de
    voluntad tan fuertes como los héroes. En cuanto a la caracterización
    individual, básica pero aceptable, se centra en dos o tres personajes,
    dejando totalmente de lado al resto (que sólo tienen una o dos líneas
    irrelevantes).

    El principal problema de la miniserie es que el propósito de ésta es
    bastante pobre. La premisa es interesante y encaja muy bien en el
    contexto de los Thunderbolts, y su está llevada a cabo correctamente
    pero, francamente, ¿da para más de un número? Dependerá de las
    consecuencias que acarree, pero de momento resulta poco entretenida y
    previsible en todos los aspectos: previsible en qué va a hacer la
    protagonista, previsible en qué va a ocurrir a continuación. Ojala el
    próximo número tenga una gran sorpresa, algo más de contenido o un
    ritmo más emocionante – las tres patas de las que cojea éste – porque
    está muy por debajo de lo que puede hacer Gage.

    El dibujo es un buen ejemplo de la puñetera manía en Marvel y DC de
    meter a dibujantes sobrios, serios y oscuros hasta en una sería sobre
    Capitán Color y sus Resplandecientes Aventuras. Con la excusa de que la
    mayor parte del comic son conversaciones tenemos la enésima galería de
    cabezas parlantes con un escaso grado de detalle, poca expresividad – y
    cuando lo intenta, queda mal – y un aspecto soso y aburrido. Falta
    dinamismo, falta energía, falta una buena narración, pero hay oscuridad
    y tonos negros para dar y tomar. Sinceramente, esta estética acaba
    hartando, y mucho.


    _________________



    Hola Invitado Saludo , revisa la nueva Guía para empezar en el rol
    Mi blog:
    [/color]

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08 2016, 20:59